Al momento de iniciar mi IMBA veía el mes de agosto, donde tendría 30 dias de vacaciones, como una oportunidad para poder recorrer varios paises europeos aprovechando la facilidad de trasladarse desde Madrid. Un par de meses antes, Benedict Faber mencionó en facebook la posibilidad de ir a Etiopía a hacer trabajo voluntario y a iniciar un proyecto de investigación en el contexto de la electiva Poverty, Development & Africa de la profesora Gayle Allard. Al ver el mensaje, sentí la llamada y así se dio inicio a una de las experiencias más gratificantes que he tenido en mi vida.
 
Luego de nuestra primera reunión, donde se nos dio a conocer los detalles de nuestro viaje, quedó definido el grupo: Nihan Siriklioglu (Turquía), Carolina Schildknecht (El Salvador), Racheli Atias (Israel), Benedict Faber (Alemania), Daisuke Suzaki (Japón), Santiago Martelli (Argentina) y yo (Venezuela) seríamos quienes conformarían el equipo. El destino sería Dilla, una ciudad al sur de Etiopía (seis horas de carretera desde Addis Abeba). En Dilla se encuentra una misión católica que ofrece a la comunidad varios servicios a un costo asequible: clínica, guardería, educación primaria, educación secundaria y hasta un instituto profesional para formarse como secretaria, técnico en informática y diseñadora de modas. Durante el verano se lleva a cabo un campamento a fin de proporcionar a los niños con actividades de entretenimiento durante las vacaciones escolares. Nuestra función sería desempeñarnos como líderes de este campamento conformado por unas 400 niñas de edades comprendidas entre los 4 y 16 años.
 
Llegamos a Addis Abeba el domingo 18 de agosto donde fuimos recibidos por la hermana Corazón(Filipinas). De inmediato emprendimos nuestro camino hacia Dilla. Siendo mi primera experiencia en un país africano, no dejé de observar el paisaje. Todo era nuevo para mí: la gente, la infraestructura, la vegetación y muchas otras cosas. Nos detuvimos a mitad de camino en una ciudad llamada Zway, en donde también funciona una misión católica. Paramos a comer, descansar un poco y a seguir. Tres horas más tarde estábamos siendo recibidos por la hermana Igee (India), quien nos daba las primeras indicaciones de como transcurrirían nuestros días en la misión.
 
Nuestra primera interacción con las niñas ocurrió ese mismo día, ya que las niñas tenían clases de catecismo. Al vernos, se aproximaron a nosotros velozmente. Éramos tan extraños para ellas, como ellas para nosotros. Tocaban mi cabello, mis cachetes, mis manos, mis brazos. Me trasladaba con dificultad ya que tenía al menos tres o cuatro niñas a cada lado tratando de caminar a mi lado sujetando mi mano. Ese mismo día conocimos a Carina Baumgartner (Austria). Ya había pasado un año en Dilla por lo que hablaba amhárico fluido. Estaba de regreso por unas semanas para ayudar y vaya como ayudaba. Y lo más impresionante es que sólo tiene 21 años….[…]. 
 
If you want to read more, please check out Gerardo’s Blog here! 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


*

clear formSubmit